martes, 27 de diciembre de 2016

El día de la inauguración, escrito leído por el amigo Manuel Nieto



Sanzsoto

Habría sido una satisfacción para mi, abrir esta exposición presentando a Carmen Sanzsoto (Carmeta) con perdón, pero otra obligación, la representatividad institucional como Presidente de la Academia Galega de Belas Artes, en la inauguración histórica del Mestre Mateo en el Museo Nacional del Prado, me impiden estar físicamente presente, pero con el corazón aquí en esta Sala.

Hablar del tiempo que hace que conozco a Carmeta, es hablar de mi historia personal en el mundo del arte, desde aquellos años, últimos 60, en donde coincidimos en tiempo y curso, en la entonces Escuela superior de Bellas Artes de Sant Jordi de Barcelona, Fuimos compañeros de carrera y en mayor medida amigos, amistad que perdura en el tiempo y nos lleva a estar en razón de todo aquello que cada uno hace en este peculiar mundo del arte.

Carmeta tendría los mismos argumentos para hablar sobre mi obra, conocedora desde los inicios, como yo los tengo y me arrogo la autoridad, para hablar de la suya: han sido muchos años, muchas confesiones, muchas iniciativas planteadas, surgidas, comentadas y vividas.

Carmen Sanzsoto, para el mundo artístico, es una pintora en la mas pura y ortodoxa esencia de lo que entendemos por “pintura”. No se mueve con artificios, ni esconde dudas, ni hace planteamientos que conciten a vacilaciones sobre su vida y planteamiento plástico: bendita duda que aun podemos verla, y seguir recorriendo el camino.

Ella sabe lo duro que es este camino y si le preguntamos en donde está su fuerza para ponerse cada día delante de una tela y plantear un nuevo trabajo, nos mirará a los ojos, probablemente nos llegará su amplia y limpia sonrisa, y a modo amable y de proximidad, con toda seguridad nos dirá: ¡es lo que se hacer hijo mío! ¿Qué otra cosa podría estar haciendo yo?

(No te rías Carmeta que puedo verte)

A estas alturas, todos los que estáis en la sala viendo el trabajo que deja sobre las paredes esta maravillosa artista, os preguntareis ¿pero cuando va a hablar este hombre de su pintura? Os lo respondo, es fácil, girar sobre vosotros mismos, dejaros llevar por la emoción del color, ver o intentar ver mas allá de la mancha y ahí tendréis toda la verdad de Carmeta, mas que su pintura, su vida, mas que sus argumentos, su verdad sobre la pintura.

¿Puedo decir algo mas? Sin duda podría, seguro, pero escuchar, ¿es necesario? ¿creéis que es necesario?

Carmeta, pinta joder, pinta!!

Manuel Quintana Martelo


No hay comentarios:

Publicar un comentario